domingo, 3 de febrero de 2008

Saludos

Hola a tod@s,
afortunadamente hoy llueve y no hemos podido salir.
De verdad de la buena, que la vida del turista jubilado es dura.
Todo precioso ...pero el mundo es muy grande y a esta chica no se le acaba nunca.
Echo de menos un lugar pequeñito ... unos 12 kilómetros cuadrados...con sol y buenos amigos y que queda por el norte de África.
Mayo llega enseguida...
Saludos a todos
(Lo de subir comentarios debe ser para expertos, yo lo he intentado en otro sitio y al ratito ya me he rendido.)

4 comentarios:

abdelkrin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Abadías con pasadizos secretos, intrincadas catedrales, palacios que esconden mil engaños que cambiaron la historia... Realmente no son las piedras, sino quienes las transitan los que enredan la vida intentando hacer difícil lo fácil. Digo esto porque aquí, en esta ciudad provinciana años 50, también la mente de algún tortuoso humano nos complica la arquitectura cotidiana. Me refiero a uno que Carmen sabe, a uno que denuncia,vuelve a denunciar, recurre, solicita, demanda ante los juzgados, hace notas de prensa, vuelve a reclamar, sigue denunciando,... Me pregunto si Al Gore lo incluiría dentro de los enemigos del medio ambiente, por el gast de papel que produce.
Ya sabes, Carmen, de qué gárgola estoy hablando. De esa que convierte la celestial lluvia en vómito.
Perdón por sacar el tema, pero tanta belleza medieval de vuestras fotos me sugiere otras cosas también medievales.
Os siguo envidiando con envidia africana.

Sila dijo...

Madre del amor hermoso, hace unos días me dijo un amigo "cual fué el último libro que te leiste", la verdad que la respuesta que le di pudo haber variado despues de ver este sitio y leer su contenido.
Pues será muy dura la vida del turista jubilado, pero da para escribir , de eso no cabe la menor duda, a la majos, seguir así a ver si teneis suerte y alguna editorial os lo publica.
Que sigais disfrutando de vuestras vacaciones ilimitadas.

Abdelkrin (con "n") dijo...

Hablando de mentes tortuosas, hoy hemos estado en el jardín de los Monstruos de Bomarzo, diseñado también por y para una mente tortuosa, aunque exquisita y sensible.
Lamento que la "gárgola" esa - el nombre le viene al pelo- os siga molestando. Da la sensación que le habéis dado sentido a su vida...ahora tiene algo que hacer y por lo que vivir. Lastima de vida desperdiciada...
Un fuerte abrazo.