martes, 8 de abril de 2008

Despedida de Florencia


Hoy no ha sido una buena despedida. Florencia estaba llena hasta los topes. Por la plaza del Duomo casi no se podía andar. La entrada a los museos estaba imposible, las colas de horas, y en la mayor parte del centro, no se si debido a las obras, había un olor a alcantarillado nada agradable.
Bueno, todo eso como negativo. Pero en positivo también ha habido muchas cosas. Por ejemplo es cierto que ha llovido, y aunque íbamos preparados, no ha hecho falta, han caído dos gotas y el grueso de la lluvia ha sido en el coche de vuelta. En la Capelle Medicee, apenas había gente, con lo que hemos entrado rápido y aunque no nos han dejado hacer fotos, hemos "disfrutado" mucho con las bellísimas sepulturas de Lorenzo y Giuliano de Medici. Por cierto si tengo que elegir, me gusta mas la de Lorenzo, aunque apenas existan
diferencias entre ambas.
Después hemos ido a "Il Bargello", de lo mejorcito en escultura, y un edificio que a mi me gusta mucho. Es del siglo XIII, con posteriores modificaciones, de los mas antiguos de Florencia. El nombre del palacio lo toma del Jefe de Policía, ya que fue sede de la Jefatura de Policía de Florencia. Il Capo delle Guardie o di Piazza = Il Bargello. Se puede decir que Il Bargello es a escultura, lo que la Galeria Uffizi a pintura.
A continuación hemos ido a la Galería de la Academia, pero después de esperar más de una hora, nos hemos ido ya cansados, ya digo, estaba imposible y si quieres no esperar mucho, tienes que ir temprano, pero claro, si quieres visitar tres museos, aunque no sean grandes, no puedes llegar temprano a todos.
Así que hemos vuelto a casa, lloviendo, con dolor de garganta y de despedida... Pachi para que no me deprima, me ha hecho unos huevos fritos con patatas y chorizo y después de tomarme una couldina para prevenir, me he tomado una sobredosis de antidepresivos, es decir, me he comido cuatro bombones. Eso si, con receta facultativa. Me los he autorecetado. Para algo tiene que servir ser psicóloga mantenida.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

A ver si ahora, casi al final del viaje, después de contarnos tantas maravillas (por ciero, muy bien contadas), va a resultar que Italia no es país con el mayor Patrimonio Nacional del mundo (2º Expaña)sino un parque temático lleno de colas para ver las atracciones.
José Miguel

Casan's dijo...

De alguna manera, en el caso de Florencia, y conste que es mi opinión particular, no la de la dueña del blog, estas en lo cierto. Actualmente se podría llamar Florencialand de Ali Babá. Lo cierto es que es una joya de ciudad, cuna del Renacimiento y donde trabajaron genios como Leonardo, Miguel Angel...pero lo que a mi me molesta es en lo que la han convertido los Ali Babá atraca turistas. Ni te imaginas los precios de las cosas, lo chulos y desatentos que son con la gente, los que trabajan de cara al publico, y a pesar de todo los miles y miles de personas que van cada día y en cualquier época.
Saludos Pachi

Anónimo dijo...

¿Me hablas de los dependientes de la Costa del Sol o de los de Florencia?
Cuando tienes "cautivo" al turista, no necesitas molestarte dando buen servicio.

Casan's dijo...

Perdón por la tardanza en contestar, pero hay por medio dos días de viaje desde Italia a Valladolid, y luego la espera correspondiente, y no es queja pues no ha sido demasiado, en el restablecimiento del ADSL por parte de Telefónica. Pero entrando al trapo, tienes toda la razón. Tanto la Costa del Sol como Florencia, aunque por distintos motivos reúnen méritos suficientes como para que la gente vaya. El no dar buen servicio es falta de profesionalidad, sin excusas.
Luego cuando vienen las crisis queremos que nos ayude el Gobierno y el sursum corda, porque perdemos el puesto de trabajo.
Saludos desde Valladolid, Pachi.

Carmen dijo...

La verdad es que estais criticones. Es cierto que a veces en algunos sitios no dan buen servicio y que hay gente poco amable, pero eso ocurre en cualquier sitio. También puedes encontrar gente profesional y de lo màs agradable.
Y si es cierto que Florencia el otro día estaba llena, también es cierto que hemos ido un montón de días y la hemos disfrutado sin agobios.
Digais lo que digais, sigue siendo la ciudad más bella del mundo.